jeudi, mars 12, 2009

Noticiero "Detrás de mi ventana": Cloruro de etilo

*
Era adolescente, descubría las drogas, descubría mi cuerpo en las drogas, me drogaba, me drogaba, me drogaba.

*
No he cambiado. Me gustan las drogas. La cocaína es mi MAX.

*
Pero no se me da el vicio. Así que nunca he podido ser drogadicto.

*
Para vicios, el cuerpo.

*
El cuerpo de los otros.

*
Mi cuerpo en el cuerpo de los otros.

*
Hoy no llegué a la clase de spinnig, pero tomé mi lugar favorito y simulé estar en clase durante una hora.

*
Hace mucho que no usaba la pequeña toalla que llevé hoy para secarme el sudor y evitar el sudor de otros regado sobre los aparatos del GYM.

*
Estaba en el minuto 35. Quizá el 22. Cuando me sequé el rostro con la toalla.

*
He dicho que tenía mucho sin usarla. Quizá dos años. Y ahí estaba.

*
El impulso de las drogas no se olvida. Era el Cloruro de etilo impregnado en la toalla sobre mi rostro.

*
En los espejos del salón de spinning veía que en el otro extremo estaba el chico que su horario coincide con el mío. Guapísimo.

*
No podía evitar dejarme la toalla sobre el rostro y aspirar y aspirar y aspirar.

*
Pedalear y pedalear y pedalear.

*
Hubo un momento en que recordé aquella noche aspirando Cloruro mientras corríamos sobre los puentes peatonales.

*
Corríamos con el vértigo vuelto mareo al caer rodando en carcajadas.

*
Cloruro sobre las mangas de los abrigos. Era invierno. Corríamos mientras aspirábamos.

*
Corríamos y era el mundo una bola de cristal sacudida dejando caer trozos de basura como copos de nieve o estrellas.

*
Entonces una imagen hipnótica: el chico guapísimo corría hacia mí.

*
Se acercaba inminente hasta mi rostro.

*
Él, sin moverse de la banda de la caminadora.

*
Eran los espejos evas ideales para la serpiente del Cloruro.

*
Mi boca, la mordida.

*
El chico, una manzana redonda y llena de sonido.

*
Ay, el Cloruro, decía una amiga, la heroína de los pobres.

1 commentaire:

Geovani a dit…

Esta pre-narración me gustó.
Por un momento imaginé la historia de todos los días en un lugar de remota existencia... Y la historia se repite como pequeños pases al concierto de la diva, Montserrat. Desde aquí se ve a la diminuta servidumbre jugar croquet y al pequeño Bingo que platica con Teresita de su intensa y gélida práctica conventual...