lundi, juillet 28, 2008

Noticiero "Detrás de mi ventana": La tumba de Oscar Wilde

(Foto por Belén Aguirre)


***

Sorpresivamente tengo un affaire que también visitó la tumba de Oscar Wilde.

***

Inusualmente la otra tarde llegamos a una conocida farmacia a comprar condones. Digo inusualmente no porque sea un bareback total sino me es atípica dicha compra acompañado del ligue del momento.

***

Sin embargo la sorpresa sucedió cuando nos encontramos en la caja de la farmacia a su abuelo, justo al recibir el cambio y a la espera de que la sonriente dependienta guardara en una bolsa de plástico la caja de Viagra de "una toma".

***

El viejo nos miró de reojo pero no se percató que su público era su familia directa. Lánguido, caminó pasito a pasito, apretando el paso del bastón, el guardia de la farmacia le abrió la puerta, salió y tomó un taxi. En ese momento oí: ese señor era mi abuelo.

***

La dependienta de la farmacia dijo entre dientes algo así como que con razón comprábamos condones. También dijo que ese señor va al menos una vez por semana a ejercer su descuento de la tercera edad comprando Viagra o (a falta de ésta) concentrado de sandía.

***

El concentrado de sandía contiene nutrientes con una reacción similar a la Viagra. Comer sandía produce efectos estimulantes en los vasos sanguíneos y en la líbido, según algunos investigadores de la Universidad de Texas A&M.

***

Ni mi affaire ni yo sabíamos de las propiedades de la sandía o si había sido su abuelo quien le contó eso a la dependienta o si ella se lo había recomendado en alguna ocasión.

***

La dependienta nos regaló dos muestras de un nuevo lubricante que ingeniosamente tiene un efecto de calor al frotarse sobre la piel. La dependienta hizo una demostración sobre la piel de su antebrazo. Dijo sentir como si fuera chile en polvo. Nosotros nos apresuramos a pagar lo antes posible.

***

Cuando estábamos en la cama ninguno de los dos se atrevió a sugerir que usaramos las muestras del lubricante.

***

En torno a la tumba de Wilde circulan algunas leyendas. La más típica y la que todos los que la hemos visitado conocemos es la de dejar un beso pintado sobre la piedra. Cuando visité el cementerio Père Lachaise, pinté mis labios en la tumba a la altura de mi propia boca, en espera de alguien de mi altura y ángulo.

***

Mi affaire cuenta que no siguió ninguno de los rituales que le habían sugerido sino que comenzó su propia ceremonia.

***

Su decisión fue mágica. Se masturbó frente a la tumba de Wilde. Le dedicó un orgasmo. Le dedicó una caricia íntima de su mano a su sexo. Le dedicó su dedicación transexual, es decir: más allá de lo meramente sexual.

***

Por supuesto, Oscar Wilde no se apareció. Ni cayó una hoja del árbol vecino. Ni los guardias del cementerio aparecieron. Pero sí una pareja de irlandeses se unieron a la fila masturbatoria. Terminaron sobre la piedra de la tumba.

***

Cuando le pregunté qué había sentido con ese orgasmo, si había más gente, cómo reaccionaron, si intercambió palabras con la pareja irlandesa. No respondió nada. Calló como callan las tumbas por un buen rato mientras yo le contaba de mi soso beso esperanzado. Luego dijo que sintió como si fuera chile en polvo.

***

La tumba de Oscar Wilde es un enorme monolito con un ángel (como del futurismo) cincelado en la parte frontal y una larga inscripción en el reverso. La tumba de Oscar Wilde está llena de regalos, flores, besos pintados, firmas y peticiones.

***

Ahora comprendo que la tumba de Oscar Wilde me concedió aquella petición. Mi affaire puede besarme sin ningún problema de estatura. Justo como el beso aquél.

***

La tumba de Oscar Wilde tiene a Oscar Wilde, pensaba mientras mi affaire reinició la jornada luego de 15 minutos de descanso. Ninguno de los dos necesita por el momento comer sandía o tomar Viagra.

6 commentaires:

b to tha N a dit…

sandia!!!!!
y que bonita foto

CABEZA DE PALO a dit…

OSCAR/ Todo muy bien, eres genial, las multitudes te aman, alto, alto en el cielo. ¿Puedes escribirme?

Héctor

Sergio a dit…

Che, que linda foto, Mari-Jo te felicita también.
Abrazos a lo Parvati!

Anonyme a dit…

Querido, eres lindo.

A mí también escríbeme.

Besos,

Ro.

Rodrigo Violante a dit…

Yo quisiera -cuando muera- que me entierren en un lugar y digan que mi tumba está en otro.

Eso de ser acosado, pisado, besado, pintado, venido encima, floreado (de flores), regalado, llorado, tocado, exhumado, enterrado de nuevo, mirado, pintado y deslavado, tocado, dejado, podado, y rodeado de otros cientos de muertos no creo q ayude a mi "descanso eterno". En vida, es hasta bonito y cotidiano.

Que me entierren en la Luna y así los puedo ver a todos y reirme de su estado terrenal. -¿o será que me enlunen?

Beso.
Que tus giras de Rockstar te traigan pronto por aca.

Patricia Ibarra a dit…

Hola que tal, es un placer pasearse por aqui de vez en cuando...

Passe une très belle journée