dimanche, novembre 11, 2007

Dormir con el amante

A RV
_
El Cid se vuelve carpintero: construye un mueble para el televisor, una base para la espuma de Morfeo, un librero de grandes ángeles. El Cid concede tiempo para que el amante escriba y lea mientras él dibuja sobre el restirador aquéllo que delineó la noche anterior cuando en Braille el mar o la mar: una cuestión de instinto. El Cid cocina para el amante: dejó las cruzadas y al rey don Alfonso para preparar comida-fusión. El Cid hace fotografías del romance y lo decanta en versos de arte mayor. El Cid anda en calzoncillos de la cocina al baño, del baño a la habitación de los enamorados, de la habitación de los enamorados al salón donde rectifica que esta vez los átomos sí, así es, lo inspiran.

Aucun commentaire: