dimanche, septembre 24, 2006

La Incendia

Rumbea, Oh Madrid, la lujuria del durex Òudi-Ló; lujuria latinoamericana que causó muchos placeres al Monterrey de los artistas y dilettantes que se precipitaron en estampida sobre sus camas para abrir la carne del dios -amésele entre las palmas y los anocheceres- que del paladar ha saciado la gotera de las palabras claves como chido, chela y chigadamadre para salir de marcha con el divino Òudi-Ló.

3 commentaires:

Dolorès Disparue a dit…

rum
ba
le

puaj.

amigo,
te cumpli el favorcito
aja,
ese.
luego te cuento bien
en un correo no tan largo.

besos miles,
chau nene.

adorable esparraguito a dit…

Ya regrésese, ya ya ya ya. Ya te dije que te extraño? y eso que no te veo a diario. Te llevo en mi corazoncito tullidito. Besitos en todos lados.

Anonyme a dit…

¿que le vamos a decir a los de la asociacion de la juventud sin macula regiomontana?. Que nuestro pequeño niño es todo un activista en plena rumba madrileña posmoderna. . . No importa ya, la vida es decadencia y decencia juntas y revueltas

rocio
xoxoxoxox