mardi, mars 24, 2009

Una entrevista en La Rocka: Escritor en vías de convertirse en 'tecno-hombre'

Escritor en vías de convertirse en 'tecno-hombre'

En La Rocka
Escrito por IRENE TORRES
lunes, 23 de marzo de 2009

Foto: Abraham Palafox





A sus 27 años, Óscar David López no sólo puede presumir que ha ganado todos los premios de literatura de su colonia, como leí en alguna ocasión en uno de sus espacios personales, sino también puede alardear de que recibe premios nacionales como regalos de cumpleaños.

El pasado 15 de marzo, David llegó a un año más de vida y a la par de esta fecha se dio a conocer el resultado del Premio Nacional de Poesía Joven Francisco Cervantes Vidal 2008–2009, otorgándole a Roma (la obra de López) el primer lugar, haciéndolo acreedor de 50 mil pesos y la publicación de su trabajo en Fondo Editorial Tierra Adentro.

Platicamos vía correo electrónico con Óscar, ya que el tiempo no nos rinde lo mismo que antes y no pudimos coincidir para realizar la entrevista en persona. Enseguida, el poeta nos platica cosas interesantes, como eso de que se quiere convertir en un “tecno-hombre”.


La pregunta obligatoria y principal, ¿qué harás con tus 50 mil pesos?





Desde hace casi diez años me diagnosticaron una CUCI (Colitis Ulcerosa Crónica Inespecífica), la cual padecen 7.3 personas de cada 100 mil, así que he consumido muchísimos tipos de medicamentos, he pasado largas temporadas hospitalizado, he padecido desnutrición, etc. La mesalazina es una droga (o sea, una tecnología) que se me medicó desde el inicio, actualmente tomo tres dosis diarias, de 3-3-2 grageas de 500 mg. Dicho esto, pasé de ser un bio-humano a un tecno-humano, a causa de la tecnología que me mantiene vivo.

"Ahora, no me gastaré el dinero en mesalazina. Tengo el proyecto de dejar de ser por un par de meses un bio-hombre, el cual produce su testosterona, para convertirme en un tecno-hombre, gracias a la aplicación de testosterona en gel. Este cuestionamiento lo realizó Beatriz Preciado en su ensayo-corporal y documentado en “Testo yonqui”. La idea de volverme un tecno-hombre, además de un tecno-humano, es continuar el cuestionamiento sobre el género masculino como unidad dentro de la humanidad y no como un símil de ésta. Además, creo que me vendría bien ser un hombre travestido de hombre. Uno más hombre que nunca".





¿Cómo te sientes con este reconocimiento?





Absolutamente reafirmado. Alejandra Pizarnik decía que a ningún premio podía llamársele así si no tenía un apoyo económico. Yo pienso igual. El “Francisco Cervantes” me ayuda a continuar las búsquedas alternativas de la literaria, mismas que al final me llevan o desde el principio vienen de la literatura. En este momento, no es suficiente leer y escribir para ser escritor. Desconfío de los escritores que hacen eso (y, vaya, mucho más de los que no lo hacen).



"Creo que para aprehender el ritmo del universo, hay que integrarse a él; así que siempre he confiado en la transdisciplina, hacer más de lo que el propio oficio exige: por eso la música, la serigrafía, la fotografía, el cabaret, la edición, el reciclaje, la enseñanza, la promotoría, el estudio-conocimiento de la química, la física y la anatomía, así como quizá el uso adecuado de unos tacones de aguja. El escritor es un travesti de tiempo completo, porque entonces no podría imitar, fingir, deletrear el mundo. Como dice Fangoria: más es más".





¿Qué nos puedes decir acerca de 'Roma'?





Considero que 'Roma' es mi libro más personal y el más desprendido de mí mismo, en el que menos me puedo reconocer. Como es un libro de poesía, el tema central es el lenguaje y su enredadera. Tiene varios registros y tonos que me obligan a afirmar que es un libro sobre el amor / desamor desde el enamorado mismo.

"Además, está construido bajo una suerte de novela sobre la conducta amorosa de los soldados que están lejos del hogar femenino y que (des)encuentran des / amor entre ellos. Lo que más me sorprende de este libro es que nunca me propuse escribirlo. Una noche estaba limpiando carpetas y me di cuenta que ahí estaba. Gerardo Deniz escribió en un poema que: 'Cualquier camino lleva a Roma / y el concepto de Roma es muy extenso'. Y yo espero que así sea".





¿Qué diferencia vemos entre el Óscar que ganó Le Prix de la Jeune Littérature latino-américaine 2005 y el Óscar con un nuevo reconocimiento en su carrera literaria?





Creo que el Óscar David francés está aún allá, escribiendo una novela imposible sobre Morrissey y el suicidio. Y el Óscar David del “Francisco Cervantes” está en una zona de creación muy flexible, más cómodo en espacio y tiempo, con proyectos definidos. Lo que sí es que somos como siameses celosos, el uno queriendo la vida del otro.





Con esto de la crisis que está de moda, ¿cómo ves el panorama de la literatura joven en el país?





Creo que la imaginación no está en crisis. Lo que vuelve monótono el panorama es que las editoriales institucionales y / o comerciales no cuenten con diversidad en sus colecciones. Sin embargo, en este momento histórico no hace falta darse a conocer por medio de una de esas ramas editoriales. Desde siempre han estado las editoriales independientes y ahora los blogs, dos terrenos que yo he explotado y que me han funcionado.


"Lo de 'literatura joven' nunca lo he entendido, los dos premios recientes que he ganado llevan ese adjetivo; quizá se deba a que últimamente hay más premios y becas, y se le ha hecho énfasis a la producción de los menores de 35. Por mi parte, tengo diez años en este oficio y lo único que me haría dejarlo sería que ya no tuviera qué decir".





¿Qué hay actualmente en la mente de Óscar David?, ¿en qué trabajas?


Ahora mismo estoy por finalizar un libro llamado Bondage, que saldrá en una editorial independiente de Toluca, llamada Apuntes de Lobotomía, la cual lanzará una colección con nueve libros-objeto que, al reunirlos todos, formarán un pabellón de una clínica psiquiátrica. Me siento fascinado, porque compartiré el pabellón con autores que admiro. Los otros poetas son Arturo Carrera, José Kozer, Roberto Echavarren, Lola Arias, Ángel Ortuño, Claudio Daniel y Rogelio Saunders. Bondage es un libro de poesía, transcurre en la cabeza de un amante durante la noche previa a revelar (a su amante) que padece hepatitis. Además, continúo con la escritura de dos novelas que espero concluir pronto.





Cambiando un poco de tema, ¿qué onda con The Gangbang Show?, ¿cómo vas?





Actualmente estamos por iniciar nuevos ensayos crear nuevas piezas y otro montaje del espectáculo. No sabemos si continuaremos con ese concepto, pero lo que sí estamos seguros es que habrá más.

3 commentaires:

Donbeto a dit…

felicidades por todo. Principalmente por los 50,000

j. pluecker a dit…

suerte con eso de tomar testosterona, mi hombre-travesti. ay tecno-hombre, cuidado, eh, la testosterona te puede dejar loquisímo...

Óscar David López a dit…

Donbeto: muchas gracias. :)

JP: No dije que voy a tomar, dije que me aplicaré testo síntetica en gel. Pero sí, me veré divino. ;P Beso hasta H.