mercredi, novembre 12, 2008

Sauna Gorigori *

Hombres que en el afuera: minoría
convertida por los mass media: ley
de la masa media atragantada
cuando uno ya en cualquiera travestido
toca la campanilla de la llamarada
bocal del lobo a punto del blowjob. Ahí estaba él,
entre los goznes placenteros, casi vuelto alga
por la otrora plusvalía del sudor del farfullante
gentío: en mis ojos el desatino: justo
delirio del provinciano que por maletas,
cajas de cartón repletas del mismo errar: al ras
del agua la mirada de los oficinistas, eficaz
cotilla que es deseo que es urgencia: punto flaco
acomodado entre el juanete y los juanetes: yo
que pretendiendo la hombría apenas la hambría
de un cuerpo que como suyo, mío. A la deriva
entonces mi guarida de moho y sarro: dispuesto
iba a empotrarme sobre su espalda: montar
lo que de sobra sólo en él. Sin embargo, tirana
la suerte mía que de tan efervescente: evaporada.
Efectivamente, ahí estaba él: pero vuelto
pulpo: manjar de las sales y los jotos gástricos
del desfile de anémonas, estanque sifilítico
a mitad de la sauna: él estaba ahí: compartido
en altísimo crisol de pájaros en mano y de dedos
buscando anillo: compromiso mientras dura
la dureza en la fugacidad del anónimo que somos
todos cuando las ganas, las pierdes, como una loba
emper y follada: en cacería, es decir: en carnicería
con tal de rodar una piel y embestir un lince
a la inversa: con el vigor de un tirador de esgrima
que ataca al florete del contrario: muy flexible
aquél que por do descome, tira a matar:
como pacman imantado, carcomiendo
la silueta apenas visible en el vapor astigmático
de otro que más vale ni hipo ni silencio conocerle.
Por eso, dándome vueltas en mi filosofía bífida
marcho por los escondrijos del lugar, dando
espacio para que él se aburra de las sobras:
ellos que a tal fiebre térmica han venido
a venirse una vez más: al centro mismo
del gorigori que todos cantan en unísona
estampida: progresiva ambición carnal: por una
rendija del laberinto ataca el rufián cuando
el engranaje potencial aparece; ahí el salto
del cangrejo que todo engulle: sea viejo sea
verdoso cual jabón que se le resbala al primerizo
en mitad de los vapores: ano de mamey abierto
dale cabida a mi escavada: nuez amplificada.
Hasta que aparece otro: mano extra para los buscones,
los deseosos a toda hora en todo lugar: maleza
de macho ejercido en el exterior calle sin sombrilla
ni látex a la tormenta do entra él que representa al 100 %
de los que estamos: ¿Que cómo? La posibilidad
de que uno se tropiece con Juan y que luego Juan
con Jesús y que luego Jesús con las puertas de Pedro: piernas
celestiales si se les ve a contraluz en el vapor o
la regadera o en hoyo glorioso del fingido anonimato
donde uno jura que esos cinco minutos con Pedro.
¿Qué juras, miope ateo? A ti todo te da igual
mientras seas tú el cordero: el pecado del mundo
inclinado al pie del atleta o del maricón espora.
Una, dos, tres vueltas: sigo así imitando el gorigori:
enterradores y enterrados olvidan lo lúgubre, profundo
lo prefieren al gemido y al olvido la música
para continuar basta levantarse y andar: salir del privado,
doblar por el laberinto, ducharse, mirar por la rendija,
un guiño de nalgas: recostarse sobre la plancha: la verga
liga sola: ente puro a la mirada del antojo.
Si no es engarzable, no es reto: cinco o seis. Como he dicho,
ahí estaba él, entre los ojetes sin calzoncillo: descalzado
a la humedad del gorigori. Entonces desprendiéndome
la toalla una vocecilla altanera tiene el descaro: desconfía
de los príncipes. Todo aquél villano a su cenicienta
un día amaba cual sapo desposado: serás tú noticia
de dos planas en la HELL-O del reino vecino. ¿Pero
para qué ser hábito de la descorazonada razón? ¡Come on,
fiel ergonomía del acto! Ahhh. Ah
hh. Ahhh. Ahhh. Conozcamos nuestro vaho.



* Poema incluido en Divino Tesoro. Muestra de nueva poesía mexicana (Libros de la Meseta, Casa Vecina, 2008), con selección y prólogo de Luis Felipe Fabre; además, también, publicado en el No. 128, correspondiente a agosto-septiembre de 2008, de la revista Crítica.

** He decidido subir el poema en homenaje al aniversario del natalicio de Sor Juana Inés de la Cruz, nacida el 12 de noviembre de 1651 (o bien, como refieren otros, de 1648). Sor Juana rules.

1 commentaire:

káfe a dit…

Como que me desperto la imagineria oiga. JAJAJa. saludos. :D