samedi, janvier 19, 2008

Del Literespacio de nuestra Dulce María González

Ahora que sólo nos queda trabajar al doble para lograr el placer de la escritura holgada, Dulce María habla con la verdad:
_
"La mayoría de los habitantes, incluidos los artistas y escritores, no sólo hacemos negocio en todo momento, trabajando sin parar, sino que nos sentimos culpables si caemos en la distracción.
_
"Cuando algún creador es del tipo relajado, ocioso o distraído, cuando no está neuróticamente obsesionado con la producción de su obra y no trabaja en ella como un poseso a cambio de nada, decimos de él que no es un "artista de verdad".
_
"Reconocí mi alma regiomontana en una comida con amigos escritores en la Ciudad de México que empezaba a alargarse al infinito. "¿A qué hora escriben?", me preguntaba. Tomando en cuenta sus hábitos, llegué a la conclusión de que si aquello fuera Monterrey, ya los hubieran corrido de sus respectivos trabajos.Por su parte, ninguno de ellos compartía mi intranquilidad. Totalmente relajados pasaron a la sala en ese momento y se echaron en los sillones a ronronear como gatos.
_
"Además de su excesiva afición al trabajo y su actitud culposa hacia el esparcimiento, Monterrey es una ciudad sumamente narcisista y posee una actitud hacia el exterior muy cercana al autismo.
_
Publicado el sábado, 19 de Enero de 2008, en el periódico El Norte.

1 commentaire:

dulce maría gonzález a dit…

Oiga usted, qué honor.

Un abrazo a mitad de la neura de hoy

:)