mercredi, novembre 14, 2007

Kores (Pegamento en barra)

¿Por qué soy un hombre tan fácil?, ¿y por qué no es nada fácil ser un hombre como yo?, ¿por qué sigo pensando mientras la piel está recreándose total en esa constitución ontológicamente lingüística?, ¿por qué soy yo quien nunca se calla y siempre quiere más?, ¿por qué este maldito por qué?
¿Alguien me escucha allí afuera? Cof, cof, cof. ¿Alguien?

5 commentaires:

Ofelia Pérez-Sepúlveda a dit…

Nadie te escucha. Nadie. Te observan, eso sí, y te desean, y tienen pensamientos, digamos, pensamientos redituablemente bellos. Pero tus amigos te queremos y te leemos y firmamos tu blog y te decimos... Bueno, no te decimos, yo te digo: ¿Por qué no te pones a trabajar y a juntar el material para ese taller que no se llevará a cabo pero que sonó bien bonito mientras lo planeamos?

Efrén G. Santiago a dit…

obvio nadie te oye, ya se fueron porque se cansaron de tus ¿porqué?...
... bueno eso me pasa a mì por eso me metí a filosofía sólo ahí hacen como que escuchan mis ¿porqué?

Saludos

Mijail Lamas a dit…

Un saludo morrillo y no te agüites, si no te escuchan es que no gritas lo suficiente.

dulce maría gonzález a dit…

qué narcisismo tan extremo, mi buen dios;

pues claro que te escuchamos! siempre, a todas horas, y también en el messenger y en el blog

¿me explico?

en fin,

muchos besos con las orejas, Óscare, darling

dulce maría gonzález a dit…

pd:

y además te queremos,


sin remedio


vaya usté a lidiar con las demandas de mi amigo


ya, good nite