vendredi, mai 04, 2007

Polo

Cultivo una rosa blanca, me dice José Martí muy certeramente honesto. Luego, como es usual en asuntos de usura, yo debo tenderle mi mano, cerrarla, dejar que la sangre se concentre, esperar el aguijón, no perderlo de vista, no errar el fruto cuando el préstamo se vuelve ganancia a maleficio de la duda, ya lo sabemos, cada declaración de independencia trae su propia bandera: si el terremoto es una onza que nos seduce entonces debido a ti ese verso se encabalga con mi miedo.

2 commentaires:

Efrén G. Santiago a dit…

Me gusto lo de la libertad, siempre viene con una bandera, con con el corazón...
saludos

Omar Bravo a dit…

con josé martí no te metas.. me oyes, eh, me oyes, eh, eh?