mardi, septembre 05, 2006

Vergüenza de la humanidad: Ataques homofóbicos II

No basta con el DF sino que en Mty también hay quien se levanta ante esta mentalidad tan frijolera. Hay que levantarse todos para atender este llamado del terrorismo gubernamental. Ahora me llega este email de Joaquín Hurtado. Yo apoyo. Si tu apoyas haz acto de presencia cavafix@hotmail.com sólo así lograremos un paraíso.
*
C. Felipe Zambrano Páez
Secretario de Policía Preventiva de Monterrey
Presente.-

El respeto y la tolerancia son principios que las leyes mexicanas privilegian y defienden, por lo que el respeto a una preferencia sexual diferente es consecuente con el Estado de Derecho.
Estado de Derecho que Ud. debe respetar con estricto apego a la responsabilidad que la ciudadanía le ha conferido.

Como funcionario público Ud. está obligado a cumplir con lo establecido en esta materia en la Constitución –Artículo 1° de la Constitución federal y del estado de N.L, respectivamente-. Además del artículo 4 de la Ley federal para Prevenir y eliminar la discriminación (11de junio de 2003):

“Para los efectos de esta Ley se entenderá por discriminación toda distinción, exclusión o restricción que, basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra, tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas.

También se entenderá como discriminación la xenofobia y el antisemitismo en cualquiera de sus manifestaciones.”

Las preferencias sexuales son parte de la vida privada de los ciudadanos. Antes que emitir juicios de valor que no solamente violentan las leyes vigentes y fomentan el odio, el estigma, el rechazo y la violencia, Ud. debe poner el ejemplo y combatir el mal de la homofobia, la cual es una expresión de odio que lastima a la sociedad.

El prejuicio y el estigma son un obstáculo para la armonía social, socavan la moral comunitaria, legitiman el desprecio hacia los diferentes y justifican los crímenes de odio.

La homosexualidad NO es una enfermedad, si no una opción de la sexualidad como lo es la heterosexual. La homofobia, en cambio, sí es una patología mental que requiere atención urgente.

Por más que para Ud resulte insoportable el hecho de que dos hombres se manifiesten afecto públicamente, o que compartan con el género femenino maquillajes, vestuario, posturas, ademanes y deseos; sus juicios, son síntoma de un profundo problema mental que Ud. debe atenderse para no tener que lamentar eventos como los que han venido registrando los medios de comunicación donde se da cuenta de su total respaldo a subalternos de su Corporación que han hostigado y lastimado la dignidad de ciudadanos pacíficos al criminalizarlos por ser diferentes.

Como ciudadanos de esta gran ciudad capital le exigimos que cesen los abusos por parte del personal bajo su mando y que modere su lenguaje para que no vuelva a tratar por ningún motivo a los homosexuales como si fueran enfermos culpables.

Responsable de la carta: Joaquín Hurtado, escritor.
Columnista de La Jornada, sección Letra S.

1 commentaire:

Dulx a dit…

No sabía lo que le pasó a Sergio. Espero que esté bien. Salúdalo de mi parte y un abrazo para ti.